Cuando el antisocial es el bueno

Si se busca entre los expertos las razones por las cuales “La casa de papel” se convirtió en un éxito, es probable que escuchemos una cantidad enorme de tesis, premisas y análisis que terminarán por cansarnos más que por convencernos.

Nosotros vamos a realizar uno más: La casa de papel representa de muy buena forma el hastío y cansancio que sentimos y que ni siquiera tenemos claro sobre quién o qué actúa.

Entre los candidatos a la fuente de nuestro malestar encontramos el actual modelo, nuestro estilo de vida, la sociedad que hemos construido entre todos, y todas las anteriores y más.

Lo primero que me llamó la atención hace mucho tiempo, en la primera temporada de esta serie española, hoy mundialmente conocida, fue el comentario que me hizo una persona. “No me gusta, porque deja a los policías como idiotas y a los ladrones como inteligentes”.

Quizás ese es uno de los aspectos qué más te confirman el hastío hacia las instituciones que ocurre hoy a nivel popular. Lo complejo no es que la serie plantee esta dicotomía de inteligencia o no inteligencia entre policías y antisociales. El punto es la mayoritaria cantidad de gente que considera que el antisocial es el bueno.

Otra muestra de ello es que más allá de la interpretación del “Bella Ciao”, aquel bello himno de los partisanos italianos, es efectivo que el concepto de la resistencia se posiciona dentro y fuera de la serie como una característica.

Y por supuesto que cabe la pregunta ¿resistir a quién? El profesor y sus seguidores de nombre citadino no son más que los ultramodernos Robin Hood del Siglo 21. Por supuesto que su origen se acerca más a los indignados de Madrid en 2008 que a los ladrones del Bosque de Sherwood del siglo XIV. Pero representan la subversión al orden establecido.

Este análisis tal vez ni siquiera valdría la pena si fuera por un detalle: la serie española se convirtió en un éxito mundial. Simbólicamente, las caretas de Dalí, el Bella Ciao, los overoles rojos, el personaje de El Profesor, nos representan algo. Nos hablan. Suenan en nuestros oídos como un canto de protesta.

Se puede también simplificar el tema. Que importa, es otra serie más de Netflix. De aquellas que salen a las 4 de la mañana de un jueves y gente pone despertador para hacer la maratón y terminarla lo antes posible.

Pero siempre queda la duda, muy discursiva y cliché, de que tal vez los actuales gobiernos de diversas partes lograrían conocer más de lo que piensan y sienten sus ciudadanos si observarán con mayor detenimiento La casa de papel que los informes del Banco Mundial o el FMI.

Comments

comments

Más Artículos

Conoce el programa Reactívate Turismo

¿Quieres conocer en qué consistirá el programa Reactívate Turismo Fogape BancoEstado? Hazlo este lunes 31 de agosto a las 17:00 horas en un nuevo #WebinarsSercotec junto a la directora nacional de Sernatur y Bruno Trisitti, director nacional de Sercotec. Conéctate en:...

Fire of Anatolia, desde Teatro Las Condes

Fire of Anatolia, desde Teatro Las Condes

Fire of Anatolia se ha presentado en los lugares más prestigiosos del mundo, maravillando con sus composiciones coreográficas inspiradas en el mito de Prometeo y en la cultura de la antigua Anatolia. Este domingo 30 de agosto 19:30 hrs. puedes verla en...

Tangos con Historia, desde Teatro Oriente

Tangos con Historia, desde Teatro Oriente

El maestro Horacio Saavedra invita a «Tangos con historia» junto a Carlos Vázquez Savina. Un encuentro en el que la música, danza, anécdotas, tributos y trayectorias, dan vida a un viaje lleno de intimidad, complicidad y emoción. Un acercamiento a la música...