Patrimonio

Rincones patrimoniales: Palacio Presidencial Cerro Castillo

Compártelo
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Cerro Castillo es, desde 1929, la residencia de descanso de mandatarios chilenos  y lugar de reuniones ministeriales y diplomáticas. De estilo neo-colonial, constituye uno de los edificios más emblemáticos y con mayor tradición de Viña del Mar.

Su construcción se inició gracias al impulso de la primera dama de la época, Graciela Letelier Velasco, quien sugirió a su esposo, el Presidente  Carlos Ibáñez del Campo, construir la vivienda de veraneo de los mandatarios en la cima del Cerro Castillo Viña se encontraba en pleno apogeo.

El palacio se emplaza en los terrenos del Fuerte Callao, construido después de la guerra con España, en 1866. COn posterioridad, durante la guerra civil de 1891, el fuerte sirvió como plaza de las tropas balmacedistas.

El Cerro donde se encuentra el recinto tiene vista privilegiada prácticamente a toda la ciudad, y a sus pies se encuentra un ícono de la ciudad: el Reloj de Flores.

 

Ente las anécdotas, se cuenta que el Presidente Juan Esteban Montero no disfrutaba del lugar, lo que le llevó a pensar en transformarlo en un Hogar de Niños, idea que no prosperó. Jorge Alessandri Rodríguez pensó en venderlo. Se cuenta que Gabriel González Videla habría mandado a construir una puerta discreta para salir sin que su mujer supiera. Que Patricio Aylwin leyó el informe Rettig en sus habitaciones.

Una de las tradiciones más conocidas es la fotografía oficial de los mandatarios y sus gabinetes, que se toma previo a la Cuenta Pública del 21 de Mayo.

El resto es historia, mitad conocida, mitad extraoficial.

 

 

Comments

comments

Compártelo
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page