Foto: bcn.cl
Turismo

Malasia busca convertirse en polo de atracción ecoturística

Mediante la acción de un Ministerio de Turismo y una agencia de promoción internacional, Malasia trabaja un plan de desarrollo a 2020 que le permitiría convertirse en uno de los destinos más reconocidos a nivel mundial por su biodiversidad y cuidado del ambiente.

Pese a que tradicionalmente el país asiático ha sido un destino turístico para las compras de lujo, un giro busca convertirlo en una potencia global en cuidado de biodiversidad y turismo ecológico.

Hoy Malasia figura en el Reporte de Competitividad, Viajes y Turismo de 2017 como uno de los países con mayor biodiversidad y ubica el segundo lugar más amigable con el ecoturismo.

El problema, según el programa Asia Pacífico de la Biblioteca del Congreso Nacional de Chile, es que la actividad turística y principalmente la relacionada con las áreas silvestres de Malasia, ha debido enfrentar una intensa competencia con industrias como la agricultura y la minería.

En un contexto que mezcla selva con infraestructura, el ecoturismo es el subsector de la industria turística que más apoyo ha recibido del gobierno.

El Estado malasio cuenta con dos instancias a cargo del desarrollo turístico. El Ministerio de Cultura, Artes y Turismo (Mocat), responsable de monitorear y coordinar políticas del gobierno; y la Junta de Promoción Turística de Malasia, mejor conocida como Turismo Malasia,que atrae inversión y aprovecha oportunidades del mercado internacional.

El ministerio coordina a todas las instituciones, nacionales y regionales que juegan algún papel en el desarrollo turístico del país, a la vez que ejecuta la Estrategia de Desarrollo Turístico, que desde 1990 ha llevado a cabo planes a futuro de cinco años.

Pero a partir de 2010, el Mocat comenzó un Programa de Transformación Turística (MTTP), orientado a que Malasia se convierta el año 2020 en una nación de altos ingresos a través de la actividad ecoturística.

El objetivo de diversos programas del país es aprovechar todo el potencial nacional llegando a 36 millones de turistas internacionales al año, expandiendo en 300% los ingresos obtenidos.

El objetivo estratégico del programa es ir más allá de los malls y compras de lujo y lograr que su territorio sea un polo de atracción turística basado en la biodiversidad.

Entre algunas de las medidas se encuentra la creación de un Centro Global de Biodiversidad (GBH) que supervisará el funcionamiento de los lugares de atracción turística y acreditará las empresas que se desempeñen en el área. En segundo lugar se busca generar una garantía de gobernabilidad y rendición de cuentas, con fuertes acciones en materia de estándares de calidad en el empaquetado de productos, la prestación de servicios sostenibles y el empoderamiento de las comunidades rurales para ayudarles a mejorar su calidad de vida.

Otro paso será el desarrollo de centros especiales para la observación de especies vegetales y marinas, como jardines botánicos y acuáticos, o zoológicos abiertos, que permitan a los turistas apreciar en forma responsable las especies silvestres.

 

 

 

 

 

 

 

Comments

comments