Pacifico Group
Mundo

45 años más tarde, develan monumento a las víctimas de la masacre de Múnich

El Presidente de Israel, Reuven Rivlin participará en la inauguración del centro en memoria de los 11 deportistas israelíes y un policía alemán que fueron asesinados por terroristas palestinos en los Juegos Olímpicos de 1972.

El monumento a los 11 atletas israelíes asesinados por terroristas en los Juegos Olímpicos de Múnich de 1972 se develará el miércoles, un día después del 45 aniversario del ataque.

El homenaje es el resultado de una campaña de varias décadas de familiares de las víctimas de la masacre por un monumento permanente a los atletas en el lugar del ataque del 5 de septiembre de 1972.

El centro que inauguraremos debe llevar un mensaje a todo el mundo: no puede haber disculpas para el terrorismo”, dijo Rivlin antes de emprender su viaje a Alemania.

En el ataque terrorista de 1972, 11 deportistas israelíes fueron tomados como rehenes por el grupo terrorista palestino Septiembre Negro. Dos de ellos fueron asesinados en la villa olímpica y los otros nueve fueron ejecutados en el aeropuerto; un policía alemán murió en un tiroteo con los terroristas durante un intento fallido de rescate.

El centro incluye una gran área de exposición tallada en un montículo de hierba, creando el efecto de una herida abierta con las biografías de cada una de las víctimas.

Stephan Graebner, del estudio de arquitectura Brückner & Brückner que diseñó el centro, dijo: “Nuestra idea era quitar algo del paisaje, así como la masacre cortó la vida de las víctimas, las familias, los Juegos Olímpicos. Queríamos llenar este vacío con la memoria”.

El monumento fue diseñado bajo los auspicios del ministerio que consultó con los familiares de las víctimas, el cónsul general de Israel, expertos del monumento del campo de concentración en Flossenburg, el Museo Judío de Múnich y el Ministerio de Educación Política de Baviera.

No debemos olvidar a las víctimas”, expresó el ministro bávaro de Educación y Asuntos Culturales, Ludwig Spaenle, en 2013, cuando se dieron a conocer los planes para el monumento.

 

Un día después del ataque, cuando se descubrió que todos los rehenes israelíes habían sido asesinados, se llevó a cabo una ceremonia en el estadio principal en la que la bandera olímpica fue izada a media asta, pero, bajo la amenaza de boicot, las 10 banderas árabes ondeaban a toda su altura.

Ante una audiencia de 80.000 personas, el presidente del Comité Olímpico Estadounidense, Avery Brundage lamentó que la XX Olimpiada haya sido “el blanco de dos terribles ataques porque hemos perdido la lucha contra la represión política en el caso de Rodesia”.

Brundage hizo hincapié en el daño causado a los juegos y no en las víctimas. Aseguró a la multitud que, a pesar de todo, “¡Los Juegos deben continuar!

Rivlin dijo el martes que el monumento debe recordar al mundo que debe unirse en la lucha contra el terrorismo.

Cuarenta y cinco años tras la masacre, el terrorismo internacional sigue amenazando e hiriendo a civiles inocentes. Aún hay quienes la ven como un acto heroico. El terrorismo debe ser condenado inequívocamente, en cualquier lugar. En Barcelona, en Londres, en París, en Berlín, en Jerusalén, en todas partes. Nosotros, la comunidad internacional, debemos permanecer unidos en la lucha contra el terrorismo, decididos a combatirlo”, concluyó.

Fuente: The Times of Israel

Comments

comments