Actualidad Empresas

La rebaja crediticia de Chile y su efecto en campaña

La agencia de calificación Standard & Poor’s (S&P) rebajó finalmente la nota crediticia de Chile del peldaño AA- al A+, en lo que diversos analistas calificaron como a crónica de una muerte anunciada, o al menos, de una rebaja anunciada.

Y es el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, quien ha analizado esta decisión, en diversos medios de comunicación y redes sociales, tratando de restar  el drama de la baja de calificación.

Lo que no ha dejado de interesar a parlamentarios y analistas es que Valdés ha hablado de la “luz de alerta” que la decisión de S&P genera, asociándolo sobre todo aún a un contexto con diversas demandas sociales.

“Esto demuestra que el lobo existe, esto no es un cuento y por lo tanto todos debemos estar atentos”, ha dicho Valdés, agregando que frente a las demandas sociales no se puede hacer todo al mismo tiempo.

“La rebaja refleja un prolongado crecimiento económico bajo que ha perjudicado los ingresos fiscales, la contribución del aumento de la deuda del Gobierno y la erosión del perfil macroeconómico del país”, sostuvo la agencia S&P al dar a conocer la noticia de la rebaja.

En cuanto a las consecuencias, los expertos han sido diversos en sus análisis: desde que esta acción ratifica el deterioro fiscal que empezó a mostrar Chile en 2014; que la rebaja estaba internalizada; que el principal efecto es que es mayor el costo de financiamiento en dólares sobre todo de Gobierno a nivel internacional; lo que sí está claro es que llega en momento de campaña y que es y será tema.

 

No sólo por los dividendos que sacará la oposición, sino porque el Gobierno ya ha salido plantear que este tema se arrastra desde 2010. Y finamente, porque al interior de la Nueva Mayoría, también se empieza a plantear que esta rebaja no es pretexto para dejar de satisfacer demandas sociales.

 

Comments

comments