Wellness

Nutrición en pacientes con cáncer: cómo ayudar en este proceso

La doctora Carmen Gómez Candela, Licenciada en Medicina y especialista MIR en Endocrinología y Nutrición, explica los procesos que viven los afectados por esta enfermedad y los pasos a seguir desde el momento del diagnóstico. Además, destaca las falencias que hay en los sistemas médicos, para guiar en este aspecto, a los pacientes que lo requieren. 

Es una enfermedad que no espera y que muchas veces ataca tan rápidamente que no da tiempo a reacción. Los pacientes se deterioran y dejan de lado los cuidados en un aspecto fundamental de nuestra vida, la nutrición.  

Los muchos pacientes con cáncer, debido a la enfermedad, a los tratamientos que lo acompañan y a los síntomas que a su vez generan, aumentan el riesgo de sufrir mal nutrición. Ante esto, la pregunta es ¿mo se puede mejorar la intervención nutricional en el tratamiento de estos pacientes de alto riesgo?

La doctora española Carmen Gómez Candela, Licenciada en Medicina y especialista MIR en Endocrinología y Nutrición, y Jefa de Sección de la Unidad de Nutrición Clínica y Dietética del Hospital Universitario La Paz, explica que en los pacientes de mayor riesgo nutricional, la derivación al servicio de Nutrición debe coincidir con el momento del diagnóstico del propio tumor (sobre todo en tumores digestivos y de cabeza y cuello) y además es preciso contar con la ayuda de otros profesionales que puedan hacer una evaluación del riesgo en el resto, por ejemplo, la ayuda de enfermería.

“Aunque es bien sabido que el diagnóstico precoz de la desnutrición es fundamental en los pacientes con cáncer y de que hemos ido actualizando de forma sistemática y continua los protocolos de soporte nutricional de forma coordinada con otros especialistas (oncólogos médicos y radioterapeutas, ginecólogos, hematólogos, cirujanos, entre otros), todavía nos llegan pacientes a nuestra consulta con un estado nutricional muy deteriorado”, seña la especialista internacional, que participará del XVI Congreso Nacional de Nutricionistas, que se realizará el 5, 6 y 7 de julio.  

“Tendremos que seguir insistiendo”, dice la especialista, quien también se refiere a lo que ocurre tras el diagnóstico de disfagia. “Se evalúan las dificultades específicas en la deglución de los alimentos, así como el estado  nutricional y de hidratación de los pacientes, y se podrá proceder a darle las recomendaciones oportunas, generalmente modificandose la consistencia de la dieta, de forma individualizada, utilizando espesantes para darle a los liquidos la consistencia deseada y recomendando el consumo de suplementos nutricionales orales especificos, en el caso de que exista desnutrición, o de que la ingesta oral sea muy deficiente ».

La doctora española Carmen Gómez Candela, Licenciada en Medicina y especialista MIR en Endocrinología y Nutrición, agrega que en ocasiones, cuando la seguridad se vea  afectada y exista riesgo de atragantamiento, se procederá a colocar una sonda de alimentación y a indicarle nutrición enteral.  

« En este momento contamos con toda una gama de alimentación de textura modificada para adultos, que puede ser de mucha utilidad, tanto para pacientes hospitalizados, como para los que esten en domicilio o en centros sociosanitarios. La disfagia en un área compleja y se requiere contar con un equipo de espacialistas trabajando de forma coordinada », puntualizó.

La alimentación en casos de personas que sufren esta enfermedad, es un tema que se debe tratar con profesionalismo, pero sobre todo se deben tomar todas las medidas en centros hospitalarios, para no cometer errores. Para esto, es indispensable la presencia de nutricionistas en los centros de atención de urgencia y hospitalarios, un déficit que afecta de manera negativa a nuestro país.

Comments

comments