Pacifico Group
Opiniones

Ministerio de Ciencia y Tecnología: Una apuesta transdisciplinaria, por Patricio Silva

El proyecto de crear un Ministerio de Ciencia y Tecnología, actualmente en trámite legislativo, junto con convertirse en una gran oportunidad país para impulsar y promover el desarrollo de las ciencias, en el amplio sentido del concepto, ha abierto diversos flancos de debate y discusión entre la comunidad científica, universitaria y política de nuestro país.

La nueva institucionalidad se ha definido como la encargada de diseñar, coordinar, evaluar y ejecutar las políticas públicas, planes y programas en materia de ciencia y tecnología, con el fin de aumentar la contribución de estas actividades al desarrollo social, cultural y económico de Chile.

Creemos fundamental que se incorpore la innovación, toda vez que complementa la investigación y, por cierto, es un concepto mucho más amplio que la mera productividad, al quedar solo en el área económica.

En otro plano, está la voz de los investigadores provenientes de las ciencias sociales y humanidades que, con toda razón, demandan un lugar en ese ministerio, ya que ven que sus disciplinas contribuyen a la creación de conocimiento relevante para nuestro país.

A esto además se unen las universidades, donde hoy mayoritariamente se realiza la investigación pero no se ven con un rol activo en el actual proyecto.

Lo cierto es que estamos asistiendo a un momento histórico en esta materia, dado que, aún con aspectos plenamente mejorables, se contará con una secretaría de estado que tendrá como su principal tarea el impulsar la investigación, esto es sin perjuicio de que la investigación debiera estar contemplada en todas las políticas que promueven los diversos ministerios. Así, podrá implementar políticas públicas de largo plazo, coordinar la colaboración entre los ministerios e impulsar iniciativas de cooperación entre el sector público y privado. Con esta institucionalidad podremos aspirar a aumentar significativamente el exiguo 0,38% del PIB que se invierte en ciencia y tecnología en nuestro país.

Entendemos que el ministerio deberá contener una oficina de planificación para generar las políticas basadas en evidencias, que contemple la participación de los agentes de investigación ya aceptados a nivel nacional, que coinciden en nuestro caso, con las universidades.

Con todo vale reflexionar sobre la necesidad de que el nuevo ministerio tenga una composición interdisciplinaria para enfocar los diversos problemas en forma transdisciplinaria, entendiendo por ello lo que está en las disciplinas, entre ellas, y más allá de las disciplinas. Por lo tanto, rebasa los límites de lo interdisciplinario y supera la fragmentación del conocimiento. Es a este concepto que debiera apuntar la nueva secretaría de estado, de tal modo que la ciencia forma parte de la formación cultural de todo ciudadano y donde tengan cabidas las ciencias básicas, sociales, humanidades, universidades, el estado y los privados. Esa conversación amplia permitirá la generación de políticas públicas integrales, con una mirada en las necesidades del país y donde todos los actores sean escuchados y partícipes activos en la construcción de esta nueva institucionalidad.

Dr. Patricio Silva
Decano Facultad de Salud de la Universidad Central

Comments

comments