Foto: revista Status
Cultura y Espectáculos

Día del Libro: “De animales a dioses”, Yuval Noah Harari

Si va a librerías debe acordarse de un texto de tapa gris y una huella digital de de fondo. Hoy es más difícil encontrarlo, porque en varias partes está agotado. “De animales a dioses” viene a confirmar el eterno interés de terminar de entendernos y explicarnos como humanidad. O des-humanidad.

Yuval Noah Hariri, profesor de Historia de la Universidad Hebrea de Jerusalén, presenta en esta breve historia de la humanidad un ensayo para determinar los principales hitos de la vida del Homo sapiens, desde su aparición hasta ahora.

Su reflexión de por sí ya es provocadora: 100 mil años atrás, seis especies humanas recorrían la Tierra, de las cuales hoy queda sólo y solo, el Homo Sapiens. A lo largo del texto habla de tres revoluciones: la cognitiva, la agrícola y la científica. Pero lo suyo son reflexiones simples. Profundas, pero al alcance de todos. “El advenimiento de la cocción permitió que los humanos comieran más tipos de alimentos, que dedicaran menos tiempo a comer, y que se las ingeniaron con dientes más pequeños y un intestino más corto”.

La provocación es lo más atractivo del texto. No encontramos dogmas en sus páginas. Es como si a lo largo de ellas primara un especie de agnosticismo, donde se plantea que las religiones y más aún, las estructuras de poder, son construcciones de ficción.

“¿Cómo consiguió Homo Sapiens cruzar este umbral crítico (el umbral de los 150 individuos que se pueden llegar a conocer íntimamente) , y acabar fundando ciudades que contenías decenas de miles de habitantes e imperios que gobernaran a cientos de millones de personas? El secreto fue seguramente la aparición de la ficción. Un gran número de extraños pueden cooperar con éxito si creen en mitos comunes”.

De animales a dioses es un libro que genera más preguntas que respuestas. ¿Para dónde vamos?, ¿Somos más felices? ¿Cómo nos marca la herencia de nuestros antepasados? “La revolución agrícola amplió la suma total de alimento a disposición de la humanidad, pero el alimento adicional no se tradujo en una dieta mejor o en más ratos de ocio, sino en explosiones demográficas y élites consentidas. El agricultor medio trabajaba más duro que el cazador-recolector medio, y a cambio obtenía una dieta peor. La revolución agrícola fue el mayor fraude de la historia”

Harari plantea, en su texto, que la naturaleza es mucho más el reino de la crueldad y de la supervivencia, que el Gobierno de la ética… Hasta el día de hoy, tal vez.

 

 

Comments

comments

Logiciel

Latam Santander