Opiniones

Reflexiones sobre el 5% adicional en cotizaciones previsionales

Por Carlos Ibáñez R., Gerente General Logiciel Chile

La propuesta del Gobierno de aumentar la cotización en un 5% con cargo al empleador, para llegar a una cotización total de 15%, parece ser una medida acertada y que busca corregir un diseño inicial del sistema previsional chileno, acercándolo a los estándares de las cotizaciones de los países de la OCDE, que en promedio alcanzan el 20%.

Con ello se reconoce el esfuerzo que hacen los trabajadores, al complementar su actual ahorro del 10% con este nuevo aporte de cargo del empleador. Este aporte bipartito entre empleado y empleador es consistente con lo observado en los países de la OCDE también.

Ese porcentaje adicional del 5% se dividiría de la siguiente forma: 3% para las cuentas individuales de los cotizantes y el 2% restante para un nuevo pilar colectivo solidario, el cual estará destinado a mejorar las pensiones actuales, ayudar a las mujeres con transferencias desde los hombres y aumentar la solidaridad entre afiliados.

La pregunta que cabe acá es si este nuevo pilar solidario formado por el 2% y que es apoyado transversalmente por todos los sectores, debe ser financiado sólo por los cotizantes (le pertenecería a ellos ese 2%) o si debieran financiarlo todos los chilenos a través de impuestos generales.

Igualmente, al señalarse que la administración de este aporte adicional del 5% estará a cargo de una institución pública y autónoma, hace surgir otra interrogante: ¿Es el Estado o son las AFP las más indicadas para llevar esta administración?

Debe considerarse que el crear una nueva entidad administradora de fondos de pensiones para este 5% involucra costos de administración adicionales de cargo del Estado y por tanto, de todos los chilenos. ¿Será conveniente este aumento de costos gubernamentales?

Esto lleva a preguntarse: ¿La nueva administradora gubernamental de estos fondos de pensiones será tanto o más eficiente que las actuales AFP?

Estas preguntas solo podrán ser respondidas cuando se esté en régimen y ambos sistemas de administración puedan ser comparados en eficiencia, costos y logros.

Según lo indicado por las AFP, si la administración del componente de ahorro obligatorio recayera en ellas, no habría ningún cobro adicional para el trabajador dado que la comisión que cobran se hace en base a un porcentaje del sueldo imponible del trabajador y siendo este 5% un aporte del empleador, de acuerdo a la legislación vigente no sería sueldo imponible y por tanto libre de cobro de comisión.

Las interrogantes están lanzadas y ya sea que se defienda una u otra postura respecto de cuál sería la entidad más idónea para la administración de este 5% adicional, todos debiéramos coincidir en lo conveniente de tener esta cotización adicional que de seguro mejorará nuestras pensiones.

La gradualidad de esta medida debe ser observada con atención y es de toda lógica que este 15% de cotización a futuro vaya aumentando hasta llegar a un 20% al menos. Lo interesante será ver cuáles serán los esfuerzos personales (cotización personal) y los empresariales para lograr el objetivo que nos equipare a los países de la OCDE.

Comments

comments