Empresas

Ley de Reemprendimiento permite a empresas reorganizarse en sólo 4 meses

La ley de Reorganización y Liquidación de Activos de Empresas y Personas, erradicó el concepto de quiebra, reemplazándolo por el de insolvencia y reemprendimiento. Este marco beneficia a los emprendedores y a las personas, ya que obliga a los acreedores a llegar a un acuerdo, una nueva forma de pagos para el salvamento de las compañías viables, a través de un procedimiento especial más ágil, transparente y con eliminación de estigmas, con el foco en resurgir.

En cuanto a la agilidad de los procedimientos, la abogada de Chiledeudas, Lilian Castillo, detalla que antes en la ley antigua de quiebras se señalaba que un proceso duraba 4 años y medio en teoría, pero en la práctica se extendía entre 8 y 9 años.

“Actualmente para la Renegociación (personas) y Reorganización (empresas) se demora 4 meses, y para la Liquidación de compañías 12 meses y de personas, 7 meses”, indica la jurista.

¿Cómo acogerse a esta ley? Castillo explica que la empresa o la persona natural deben acercarse a la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento (SIR), y debe cumplir con tres requisitos: Tener 2 o más obligaciones vencidas, por más de 90 días corridos, actualmente exigibles, monto total de la deuda superior a 80 UF, y que no haya sido notificado de una Demanda ejecutiva.

Asimismo, se deben tener claros conceptos como Renegociación, donde se llega a acuerdos de pagos entre los Acreedores y el Deudor, a través de una Audiencia en la SIR; Ejecución, donde se hace la cancelación con los bienes del insolvente. Ambos procesos son para personas naturales.

Mientras que la Reorganización es donde la empresa propone a sus acreedores un procedimiento judicial por medio de un tribunal civil, y la Liquidación es el cierre formal de la compañía mediante la venta de los bienes para el pago de las deudas, también ante la justicia ordinaria.

Lilian Castillo
Abogada de Chiledeudas

Comments

comments