Centro Salud y Vida
Opiniones

El Cagliostro: No se coma hallulla por hostia

el_cagliostro

Por El Cagliostro.-

Así no más fue, que estando ya unos días en el Norte arranchados con la bailarina, decidimos buscar la urbe y nos fuimos a la Serena, a las cosas típicas: la Recova con sus dulces de la zona duros como palos seguramente por el tiempo ocurrido desde su fabricación, con los tirones de las personas tratando de llevarte a los diversos restaurantes con precios para turistas y otras costumbres.

Salimos prácticamente arrancando… cuando pensábamos dónde almorzar, recordé que hace algunos años, ¿diez, quince?…conocí en ese lugar un muy buen restaurante chileno llamado Dónde el Guatón (Brasil 750, La Serena). Su dueño había partido con su familia a trabajar al extranjero, y el restaurante se había mantenido más bien silencioso, pero hacía poco que me enteré que su antiguo dueño estaba de regreso.

Se lo comenté a la bailarina diciendo que no recordaba la dirección, pero que era cercano al centro, y en un abrir y cerrar de ojos… ¿cómo dijo que se llamaba? Me preguntó la bailarina mientras sacaba su Android, metía los datos y una vocecita nos indicaba: dos minutos caminando por esta calle llega a destino. Estábamos exactamente a una cuadra y media.

Entramos a la vieja casa colonial que yo recordaba, pero todo estaba más hermoso que la vez anterior, el restaurante lleno a la hora de almuerzo, lo que hablaba bien del lugar. Nos ofrecieron una mesa y rápidamente estábamos con un chilenísimo pisco sour en la mesa de muy buena factura (recomiendo leer el trabajo del investigador argentino Pablo Lacoste “El Pisco nació en Chile”, acerca del origen del pisco).

Unas empanaditas fritas de pino, y un arrollado de huaso como entradas. Notables ambos, nos pedimos un buen cabernet sauvignon del valle de Colchagua, mientras nos entusiasmábamos cada vez más con el lugar y sus platos.

“Caraderajismo se llama”, me dijo la bailarina, mientras nos llegaba una lengua nogada y unos callitos a la española, recordando las declaraciones del ex Presidente diciendo que declaraba por su propia voluntad. Cuando en este país alguien está imputado por un delito no declara precisamente por voluntad propia. Aprendí una palabra nueva seguramente popular entre los jóvenes, difícil que no supiera de sus negocios en paraísos fiscales, declaraba a la prensa José Antonio Kast en un vespertino con titular “Le perdí la confianza a Piñera”.

En fin, mientras nos deleitábamos con los platos de fondo quisimos dejar en claro que no todos los chilenos nos comemos una hallulla por hostia, que sabemos la diferencia entre un imputado y un ciudadano común, como la mayoría de los chilenos, aquellos que entendemos que la felicidad está lejos de la acumulación de riqueza y poder a costa de cualquier cosa, de acabar con los bosques, de dejar durante días a la población sin agua, de robar las aguas para sus proyectos mineros, de entregar los recursos marinos a las grandes compañías, de coludirse para robar a los más necesitados, de vender al mejor postor los recursos que son de todos los chilenos y en eso involucro a los de ese lado y a los de este otro, que ni le digo como lo han hecho en esto de vender la Patria.

Mientras comíamos un postre de la zona delicioso y azucarado y bebíamos un café de grano de buena factura, pensábamos que los chilenos buenas personas, lejos del poder, que queremos ver crecer a nuestros hijos en un hermoso y solidario Chile, somos la gran mayoría. Los otros son la minoría y a propósito de esta gente recordé la frase de Serrat “entre esos tipos y yo, hay algo personal.”

Pagamos una cuenta que en Santiago habría costado el doble.

Regresábamos ya tarde, mientras en el auto escuchábamos el programa de Ignacia Allamand y Patricio Bauerle “La comunidad sin anillos”, en donde llamaban a otros medios a comprometerse para denunciar aquellas empresas que no cumplen, que se aprovechan, y seguramente premiar también a aquellas que sí lo hacen, llegaban correos de otros conductores radiales. Chile está cambiando, le dije a la bailarina, cuente Ud. con esta modesta página.

Comments

comments