Centro Salud y Vida
Opiniones

El dilema: ¿Primaria o Primera?

Esa es la pregunta que racional, pero también maliciosamente, viene escuchándose en las filas de la Democracia Cristiana.

Racional, porque la pregunta que se hacen muchos democratacristianos es si la candidatura de su presidenta, Carolina Goic, será una candidatura de verdad o será meramente testimonial. En declaraciones a la Tercera, la ex ministra Mariana Aylwin aseguró que “es una ilusión pensar que Goic o Lagos pueden ganar una primaria de la Nueva Mayoría”. Pero sus palabras, que podrían parecer un torpedo para la parlamentaria por Punta Arenas, van acompañadas de elogios a la presidenta de su colectividad. Entonces, ¿qué quiere Mariana? Pues que su presidenta vaya de candidata, pero a primera vuelta, y no a una primaria al interior de la Nueva Mayoría.

El vicepresidente del partido y diputado Matías Walker ha dicho, en cambio, que la candidatura de Goic “no es testimonial”. Según el parlamentario, existe una oportunidad real para que su presidenta asuma el liderazgo de la “coalición de centroizquierda” -entre comillas porque vale la pena detenerse ahí-, especialmente dado al retraso en el refichaje de militantes, lo cual pone en duda hasta la existencia de diversos partidos, partidos que por lo demás han proclamado a otros candidatos del bloque.

¿Por qué detenerse en “coalición de centro izquierda”? Porque cualquiera que le interese y lea de política -que lamentablemente parece que cada vez somos menos- se habrá dado cuenta que el específico “Nueva Mayoría” parece empezar a perder terreno frente al genérico “coalición de centro izquierda”. O sea, que una coalición está buscando nuevo nombre, para nueva elección.

Pero volvamos a Carolina. No faltan los mal pensados que han planteado que esta candidatura finalmente ayuda a Alejandro Guillier. Claro, porque su postulación a la Moneda coloca a la Democracia Cristiana automáticamente en la institucionalidad de la Nueva Mayoría: en una primaria, dándole legitimidad al proceso a la vez que extinguiendo las pasiones de ciertos militantes de la falange que, a toda costa, la quieren a ella o a un candidato DC en primera vuelta, midiendo fuerzas con otro postulante del mundo PS-PPD.

¿Quién tiene razón? Carolina, quien finalmente levantó una candidatura para una primaria y la llevará adelante. pero también Mariana, quien prefiere la candidatura de su presidenta en primera vuelta, porque considera que es necesario para la DC volver a aparecer en el camino real a la Moneda.

Y como hay dos que tienen razón, existen dos eventuales caminos. El dilema Primaria o Primera está en pleno proceso.

 

Comments

comments