Centro Salud y Vida
Opiniones

Ser un Sub 20 y fracasar en el intento

Por Leonardo Véliz, Columnista de La Tercera

Al arribar a Ecuador, les habría dicho “Me da lo mismo cómo llegan, lo que me interesa es: ¿qué es lo que traen en su alma? ¿cuál es el compromiso?

Con firmeza declararon pasar al hexagonal y además salir campeones. Y se pusieron la espada de Damocles. Les creí porque la mayoría ha vivenciado la primera división y a esta edad es una ventaja.

Ser un sub 20, es ser un hombre hecho y derecho. Es una etapa donde la progresión ósea y desarrollo muscular ya no resiste mayor crecimiento. El problema es el enanismo mental, esa parte cognitiva tan carente en el alto rendimiento.

Lo demostrado frente a Brasil fue paupérrimo. Es cierto, con 10 jugadores defender era la consigna.

Contra Ecuador sucumbieron ante la potencia y velocidad para superar la presión local. Si te falta potencia y velocidad debes tener técnica para equilibrar. Ni lo uno ni lo otro. Con un chispazo el empate cayó del cielo.

Y frente a Paraguay se pierde por abulia, desconcentraciones y descoordinaciones defensivas.

Colombia, fiel a su estilo nos pintó como la Maja desnuda y puso la lápida. Con la soltura y técnica depurada de los cafeteros, se puede jugar un fútbol – profesión y un fútbol – espectáculo.

En general, hubo una absoluta falta de trabajo táctico y de talentos para ganar duelos individuales. Donde Vargas aparece sólo en balones detenidos y la pereza abismante de un jugador frío. Morales ignora el juego del desmarque. Suazo sin altura y un Carreño decepcionante.

Chile sin conductor fuera y dentro del campo, sin sorpresa ni atrevimiento. Un equipo plano, sin alma y muchos errores conceptuales. Once voluntades faltos de ideas, es poco para pretender ir a un mundial.

Hay que revisar el significado de talento. ¿Culpables? La selección de jugadores inadecuados a la realidad del fútbol actual.

¿Qué es lo que traían en lo más intimo de su ser? ¿Ser monedita de oro para los representantes y nada más? No, muchachos, la camiseta roja se gana con avidez, pero la recompensa no puede ser instantánea.

Comments

comments