Opiniones

Ser un Sub 20 y fracasar en el intento

Compártelo
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Por Leonardo Véliz, Columnista de La Tercera

Al arribar a Ecuador, les habría dicho “Me da lo mismo cómo llegan, lo que me interesa es: ¿qué es lo que traen en su alma? ¿cuál es el compromiso?

Con firmeza declararon pasar al hexagonal y además salir campeones. Y se pusieron la espada de Damocles. Les creí porque la mayoría ha vivenciado la primera división y a esta edad es una ventaja.

Ser un sub 20, es ser un hombre hecho y derecho. Es una etapa donde la progresión ósea y desarrollo muscular ya no resiste mayor crecimiento. El problema es el enanismo mental, esa parte cognitiva tan carente en el alto rendimiento.

Lo demostrado frente a Brasil fue paupérrimo. Es cierto, con 10 jugadores defender era la consigna.

Contra Ecuador sucumbieron ante la potencia y velocidad para superar la presión local. Si te falta potencia y velocidad debes tener técnica para equilibrar. Ni lo uno ni lo otro. Con un chispazo el empate cayó del cielo.

Y frente a Paraguay se pierde por abulia, desconcentraciones y descoordinaciones defensivas.

Colombia, fiel a su estilo nos pintó como la Maja desnuda y puso la lápida. Con la soltura y técnica depurada de los cafeteros, se puede jugar un fútbol – profesión y un fútbol – espectáculo.

En general, hubo una absoluta falta de trabajo táctico y de talentos para ganar duelos individuales. Donde Vargas aparece sólo en balones detenidos y la pereza abismante de un jugador frío. Morales ignora el juego del desmarque. Suazo sin altura y un Carreño decepcionante.

Chile sin conductor fuera y dentro del campo, sin sorpresa ni atrevimiento. Un equipo plano, sin alma y muchos errores conceptuales. Once voluntades faltos de ideas, es poco para pretender ir a un mundial.

Hay que revisar el significado de talento. ¿Culpables? La selección de jugadores inadecuados a la realidad del fútbol actual.

¿Qué es lo que traían en lo más intimo de su ser? ¿Ser monedita de oro para los representantes y nada más? No, muchachos, la camiseta roja se gana con avidez, pero la recompensa no puede ser instantánea.

Comments

comments

Compártelo
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page