Ciencia y Tecnología

La ciencia explica las razones por las que no podemos olvidar algunas canciones

Un estudio científico revela por qué ciertas canciones nos quedan “dando vueltas” en la cabeza durante un día completo y no podemos dejar de cantarlas.

Un equipo coordinado por Kelly Jakubowski, de la Universidad británica de Furham descubrió el motivo de que algunas canciones sean más “pegadizas” que otras.

“Bad Romance” de Lady Gaga, pero también “Rapsodia Bohemia” de Queen se fijan más porque son transmitidas más frecuentemente a través de los medios y, además, tienen una estructura inusual, repleta de intervalos y repeticiones, que las distingue de las altas melodías pop.

Así lo indica el estudio, publicado en la revista Psychology of Aesthetics, Creativity and the Arts.

Más allá de la curiosidad, comprender cómo y por qué ciertas melodías se fijan en el cerebro puede ayudar a echar luz sobre cómo pueden ser diversos en cada persona los mecanismos que entran en juego en la percepción y en la memoria, o en fenómenos todavía poco claros y difíciles de captar, como los ligados a las emociones y a los pensamientos espontáneos.

Según la investigación, el hecho de tener una melodía en la cabeza durante un día completo, o incluso varios, sucede al menos una vez a la semana en el 90% de las personas y en general sucede cuando el cerebro no está ocupado, es decir, mientras se toma una ducha o se camina por la calle.

Para descubrir cómo sucede esto los investigadores entrevistaron a 3.000 personas a quienes les preguntaron cuáles eran las melodías que más frecuentemente los “atormentaban” como si tuviesen “insectos en los oídos”.

El resultado arrojó como las más votadas a “Bad Romance” de Lady Gaga, “Can’t Get You Out Of My Head”, de Kylie Minogue y “Don’t Stop Believing”, de los Journey.

Le siguen “California Gurls”, de Katy Perry, Rapsodia Bohemia, de Queen y otras dos canciones de Lady Gaga, “Alejandro” y “Poker Face”.

Al analizar las características de estas canciones y confrontándolas con otras que no fueron indicadas como “tormentosas” quedó demostrado que “estos temas musicalmente pegadizos parecen tener una forma melódica común, pero interrumpida por un ritmo más veloz, con imprevistos cambios de tono, y repeticiones”, explicó Jakubowski.

Estas características se pueden apreciar en la melodía de apertura de “Smoke on the water”, de Deep Purple o en el coro de “Bad Romance”, de Lady Gaga.

El resultado, agregó el estudioso, “demuestra que se puede prever qué canciones quedarán fijadas en la cabeza y esto podría ayudar a los aspirantes a compositores a escribir una melodía que todos recordarán durante días y meses”.

Comments

comments

Logiciel

Latam Santander