Opiniones

Cristián Warnken: Son los hijos del hastío y ya no saben leer.

Siempre es interesante leer a Warnken, leer artículos inteligentes, escritos en forma reflexiva y apasionada, una combinación que no siempre resulta.

Reproducimos aquí parte de la columna de Cristián Warnken en El Mercurio de hoy, donde comenta sobre la educación y lectura.

Comienza diciéndonos “El emperador ha quedado desnudo a la vista de todos, como en el cuento de Andersen. Los colegios particulares, donde estudia la élite, esos que cobran aranceles desmedidos, muestran resultados desastrosos en lectura; la educación chilena, en vez de nivelar para arriba, está nivelando hacia abajo.

Ya no hay un “arriba” al cual aspirar o imitar. Por lo menos en el ámbito de las humanidades. ¿Y por qué este resultado catastrófico? No pretendo demonizar la tecnología frente al libro: ese no es el tema. Lo digital coexistirá con lo impreso, como hoy la radio con la televisión.

En un mundo vertiginoso, donde abunda la información y el ruido, la literatura es un refugio, un oasis, un antídoto contra la soledad y la alienación. Un espacio donde florece la gratuidad en tiempos de glorificación del rendimiento. Por ello es tan preocupante saber que nuestros jóvenes de la élite no leen ni comprenden lo que leen. Porque la literatura tiene sus propios placeres y epifanías que ayudan a “recargar” la vida de asombro y entusiasmo.

El sistema nos obligó a ser esclavos de indicadores externos. Este mismo indicador de la lectura (la prueba Simce) corre el riesgo de profundizar el problema en vez de solucionarlo y es probable que los “especialistas” quieran ahora aplicar con más intensidad sus recetas, recetas que son coadyuvantes del mismo fracaso.

Esos niños que serán jóvenes, frente a las pobres alternativas que se les ofrecen en el colegio y la casa, solo anhelarán que llegue el fin de semana para “borrarse” en carretes cada vez más proporcionalmente alienantes al sinsentido ambiente.

Son los hijos del hastío y ya no saben leer”.

Link a columna completa en El Mercurio

Comentarios en Twitter:

Comments

comments