Cultura y Espectáculos

SIN FILTRO, la película

Comentario de Cine.  Pablo Ávila Champin.

La verdad contenida sale a chorros. Pía Vargas, interpretada sólidamente por Paz Bascuñán, es una profesional independiente, exitosa para muchos a primera vista, pero definitivamente carente de calidad de vida. Es una película entretenida, necesaria como llamado de atención, que invita a la reflexión sobre qué estamos haciendo con nuestra vida cotidiana.

“Sin Filtro”, película dirigida por Nicolás López, es implacable desde los créditos iniciales en código de chat telefónico, para retratar la alienación social y el absurdo de nuestro modo de vida. El universo de Pía es hostil y ella se acomoda, con buena voluntad y algo de resiliencia farmacológica. No es una víctima, pero su afán por cumplir su parte en la sociedad le está pasando la cuenta físicamente y recurre a un maestro oriental que le entrega la llave de pandora: algo tan simple como telúrico… decirlo todo, sin filtro.

Como comedia, la entretención no para y  como espectador uno se ríe, pero pronto comienza la vergüenza ajena y luego la propia al vernos retratados vívidamente en esta película que marca un antes y un después en la filmografía del director Nicolás López, abordando con gracia y madurez un territorio explorado anteriormente por las dos Glorias: la de Almodóvar en “¿Que he hecho yo para merecer esto?” y la “Gloria” de Sebastián Lelio.  La búsqueda de la felicidad es la clave, donde la propia represión disfrazada de entereza es la gran enemiga y el descubrimiento es tan simple como violento: aceptarse y valorarse como ser humano frente a los demás y por sobre todo, consigo mismo.

Como película se valora la honestidad con que se aborda este retrato descarnado de nuestra sociedad, con una puesta en escena tan sencilla como efectiva. Se agradece mucho el espacio que el director deja al público para formarse su propia opinión y sensaciones en cada escena, sin interferir o subrayar para asegurarse alguna risa fácil. En este sentido, la música es clave en apoyar atmósferas, comentando lo justo, sin forzar un juicio o una emoción, o caer en estereotipos del género, premiando con silencio a las excelentes actuaciones de Paz Bascuñán y el resto del elenco.

En suma, Sin Filtro es una película entretenida, necesaria como llamado de atención.

Comments

comments